Ciencia y libertades civiles: la conferencia perdida en la ACLU (Unión Estadounidense por las Libertades Civiles) de Carl Sagan

Steven Pinker y Harvey Silverglate

Alrededor de 1987, Sagan dio una conferencia asombrosamente profética en la sede de Illinois de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

El astrónomo, comunicador científico, pensador, escritor y maestro Carl Sagan (1934–1996) tuvo una influencia como científico que es casi inimaginable en la actualidad. Junto con sus numerosas contribuciones científicas (incluidos sus análisis de los orígenes de la vida, su descubrimiento de la temperatura de Venus y su conexión con el efecto invernadero, y su trabajo sobre el invierno nuclear), Sagan desempeñó un papel destacado en todas las misiones espaciales de la NASA de exploración hasta su muerte, diseñó los primeros mensajes físicos enviados al espacio, coescribió con Ann Druyan y protagonizó Cosmos, una serie documental de televisión vista por 500 millones de personas en todo el mundo, escribió la novela de ciencia ficción Contact, que se convirtió en una importante película , e hizo apariciones frecuentes en The Tonight Showy en ensayos para la revista Parade , el suplemento de fin de semana de cientos de periódicos estadounidenses.

Alrededor de 1987, Sagan dio una conferencia asombrosamente profética al capítulo estatal de Illinois de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles sobre la intersección entre su área de especialización y la de ellos. Tuvimos la suerte de obtener una grabación de esa conferencia, que hemos transcrito, editado ligeramente y anotado para actualizar sus alusiones históricas y relevancia contemporánea. Sagan habló proféticamente de la irracionalidad que plagaba el discurso público, el imperativo de la cooperación internacional, los peligros que plantean los avances tecnológicos y las amenazas a la libertad de expresión y la democracia en los Estados Unidos. Una retrospectiva de 35 años
revela incrementos de progreso (algunos debido a los propios esfuerzos de Sagan) y
amenazas continuas.

Lo que es más importante, destacó las virtudes comunes a la ciencia y las libertades civiles que se necesitan para enfrentar estos desafíos: libertad de expresión, escepticismo, restricciones a la autoridad, apertura a argumentos opuestos y reconocimiento de la propia falibilidad.

Nosotros dos, un científico cognitivo y un abogado de libertades civiles, estamos presentando esta conferencia al público en un momento en que las ideas de Sagan se necesitan incluso con más urgencia que cuando se expresaron originalmente. Lo hacemos con el amable permiso de Ann Druyan, viuda de Sagan y colaboradora desde hace mucho tiempo.                    

Steven Pinker, Profesor de Psicología de la Familia Johnstone, Universidad de Harvard Cambridge, Massachusetts

Harvey Silverglate, abogado y escritor de defensa criminal y libertades civiles Cambridge, Massachusetts


Astrónomo Carl Sagan en 1987, Wikimedia Commons

A principios de este mes estuve en Moscú, y en una cena larga y encantadora, un destacado intelectual soviético hizo un brindis. Fue algo como ésto. “A los estadounidenses”, dijo. “Tienen algunas libertades”. Hizo una pausa y luego dijo: “Y saben cómo conservarlos”.

¿Es esto cierto? La tecnología avanza a gran velocidad, y hay consecuencias de propagación de nuevas tecnologías que nos ponen en direcciones que a veces son completamente inesperadas.

La primera consecuencia de esto es que debemos tener una comprensión ampliamente difundida de la ciencia y la tecnología; de lo contrario, ¿cómo lograremos ajustes y adaptaciones racionales a estas nuevas tecnologías? Por ejemplo, hay una categoría de desarrollos tecnológicos que ya están llamando a la puerta que tienen graves consecuencias negativas y que tienen soluciones que sólo pueden ser transnacionales. Por lo tanto, tienen implicaciones sobre la soberanía nacional y las formas en que las naciones interactúan entre sí que son nuevas en muchos aspectos.

Por ejemplo, los clorofluorocarbonos, que amenazan la capa protectora de ozono, ignoran por completo las fronteras nacionales. No tienen idea de lo que significa el interés nacional supremo. El clorofluorocarbono que se genera en la Unión Soviética destruye el ozono en los Estados Unidos y viceversa. [1]

Lo mismo ocurre con el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero producidos por la quema de combustibles fósiles. Esos gases se distribuyen por todo el mundo. No es bueno que unas pocas naciones decidan no quemar combustibles fósiles debido a la preocupación por el clima de la Tierra. Toda la comunidad de naciones que queman combustibles fósiles debe hacerlo para que sea eficaz. [2]

Una fuga en un reactor nuclear soviético amenaza la economía y el bienestar en Laponia: decenas de naciones se ven afectadas. [3] Lo mismo es cierto para muchas otras consecuencias inadvertidas de la tecnología moderna, por ejemplo, la lluvia ácida. [4] También es cierto para el SIDA por el hecho de que el planeta es un todo sexualmente intercomunicante. [5] Las únicas soluciones a este tipo de problemas son a escala global.

Sin duda, hay muchas otras interacciones obvias entre libertades civiles y tecnología, que van desde el mercurio en el agua potable, [6] hasta cómo garantizamos una diversidad de puntos de vista expresados ​​en los medios que son propiedad de los muy ricos, [7] hasta cuestiones de población. y control de la natalidad, [8] ingeniería genética, biotecnología, [9] y así sucesivamente.

El área que es quizás más interesante, más peligrosa y más significativa a este respecto es el tema de la carrera mundial de armamentos nucleares —los Estados Unidos y la Unión Soviética han equipado el planeta con 60.000 armas nucleares— y trémulamente estamos explorando un nuevo una especie de régimen de reducción masiva de armas bilateral e intrusivamente verificada. Esa verificación intrusiva, esa inspección in situ, tiene un gran número de cuestiones relacionadas con las libertades civiles, con las que creo que tendremos que lidiar si la tendencia continúa, como espero que así sea. [10]

Otro aspecto de esto es el hecho claro de que si bien la Constitución especifica que solo el Congreso puede declarar una guerra. La tecnología de los sistemas vectores de armas nucleares es tal que las armas nucleares pueden lanzarse a través del planeta en 20 minutos o menos y, por lo tanto, el Congreso ni siquiera puede ser convocado, y mucho menos consultado, sobre temas urgentes relacionados con la guerra nuclear. Y esto demuestra, y hay otros tipos de demostraciones, que se puede diseñar una tecnología que subvierta la Constitución.

Y creo que veremos muchos otros lugares similares donde las tecnologías que los padres fundadores no imaginaron en absoluto crearán serios problemas para la Constitución. Sobre el tema de la tecnología, solo quiero continuar por un momento. Los incidentes de Chernobyl [abril de 1986] y el catastrófico fracaso del transbordador espacial Challenger [enero de 1986] son ​​recordatorios de que la alta tecnología en la que se ha invertido una enorme cantidad de prestigio nacional puede, sin embargo, fracasar espectacularmente. Son, a su vez, recordatorios de que existen errores humanos y mecánicos omnipresentes, que existe una falibilidad institucional incluso donde uno pensaría que se ha hecho el mejor esfuerzo para evitar tales fallas, en áreas en las que hay mucho en juego.

La conclusión es que necesitamos desesperadamente mecanismos de corrección de errores. Somos falibles. Solo somos humanos. Hacemos errores. Disponemos de un conjunto de nuevas tecnologías que, en muchos casos, apenas sabemos controlar. Los responsables pretenden lo contrario. La pregunta es ¿cómo nos aseguramos de que no ocurran los tipos de errores más graves? [11]

Ahora bien, hay otra área de la actividad humana que tiene que enfrentar los mismos problemas, y esa es el área llamada ciencia. La ciencia ha ideado un conjunto de reglas de pensamiento, de análisis, que, aunque hay excepciones en casos individuales (los científicos son humanos como todos los demás), sin embargo, en promedio, son responsables del notable progreso de la ciencia.

Y todos ustedes saben, ciertamente, cuáles son estas reglas. Cosas como argumentos de autoridad tienen poco peso. Las afirmaciones similares tienen que ser demostrables. Los experimentos similares deben ser repetibles. [12] Al igual que vigoroso debate de fondo se fomenta y se considera el alma de la ciencia. Al igual que el pensamiento crítico serio y el escepticismo dirigido a afirmaciones nuevas e incluso antiguas, no solo es permisible, sino que se alienta, es deseable, es el alma de la ciencia. [13] Existe una tensión creativa entre la apertura a nuevas ideas y el riguroso escrutinio escéptico.

Este conjunto de hábitos de pensamiento también podría, en principio, contribuir al tipo de mecanismo de corrección de errores que se necesita desesperadamente en la sociedad que estamos generando. En los asuntos públicos, esta especie de maquinaria de corrección de errores en nuestra sociedad está institucionalizada en la Constitución. Está institucionalizado, en primer lugar, en la separación de poderes, y en segundo lugar, en las libertades civiles, especialmente en las primeras 10 enmiendas a la Constitución: la Carta de Derechos.

Los padres fundadores desconfiaban del poder del gobierno y tenían muy buenas razones para hacerlo, al igual que nosotros. Por eso intentaron institucionalizar la separación de poderes, el derecho a pensar, el derecho a hablar, a ser escuchados, a reunirse, a denunciar al gobierno sus abusos, a poder votar o destituir a los malhechores.

John Stuart Mill habló elocuentemente en su ensayo Sobre la libertad —que, por cierto, es un éxito de ventas clandestino en la Unión Soviética en estos días, lo cual es otra buena señal que sale de allí [14]— sobre la importancia de la libertad de expresión, de la vigorosa Interacción. Permítanme hacer una cita aquí de Sobre la libertad :

El peculiar mal de silenciar la expresión de una opinión es que se está robando al género humano; posteridad, así como las generaciones existentes, los que disienten de la opinión aún más que los que la sostienen. Si la opinión es correcta, se les priva de la oportunidad de cambiar el error por la verdad. Si se equivocan, pierden lo que es casi un gran beneficio: la percepción más clara y la impresión más viva de la verdad producida por su colisión con el error.

A pesar de nuestros mejores esfuerzos, algunas cosas que creemos que probablemente estén mal. Ciertamente estamos muy interesados ​​en reconocer los errores de tiempos pasados ​​y de otras naciones. ¿Por qué nuestra nación, por qué nuestro tiempo, debería ser diferente? Si hay cosas en las que creemos, si hay instituciones en nuestra sociedad que están en error, imperfectamente concebidas o ejecutadas, estos son impedimentos potenciales para nuestra supervivencia. ¿Cómo encontramos los errores? ¿Cómo los corregimos?

Yo sostengo: con valentía, el método científico y la Constitución. Tarde o temprano, todo abuso de poder debe enfrentarse a la Constitución. La única pregunta es cuánto daño se ha hecho en el ínterin.

Ahora bien, no sirve de nada tener tales derechos si no se usan: un derecho a la libertad de expresión cuando nadie cuestiona al gobierno; un derecho de reunión cuando no haya protestas; sufragio universal cuando vota mucho menos de la mitad del electorado elegible, y así sucesivamente. No es suficiente simplemente tener estos derechos en principio; debemos ejercerlos en la práctica. Y la Constitución en sí misma no es solo un cuerpo de conocimiento fundamentalmente sobre el comportamiento humano, sino también un proceso continuo y adaptativo. En cierto sentido, la Corte Suprema, cuando se sienta, es una convención constitucional continua.

Mill dijo: “Si la sociedad permite que un número considerable de sus miembros crezcan como meros niños, incapaces de ser afectados por una consideración racional de motivos distantes, la sociedad tiene la culpa”. Y Thomas Jefferson dijo lo mismo, en palabras algo más fuertes. Dijo: “Si una nación espera ser ignorante y libre en un estado de civilización, espera lo que nunca fue y nunca será”.

La educación sobre la naturaleza de las libertades civiles, sobre la necesidad de ellas, sobre cómo ejercerlas, es una parte esencial del proceso democrático, y me parece casi inútil tener estos derechos sin su ejercicio. Ahora, en cada nación, ciertamente en la nuestra; ciertamente en la Unión Soviética, hay un conjunto de pensamientos prohibidos, sobre los cuales no se les debe permitir, a toda costa, pensar seriamente a sus ciudadanos y adherentes. (Por cierto, el libro de Mill Sobre la libertad estuvo en esa categoría en muchos lugares en muchas ocasiones y fue denunciado y prohibido como «pensamientos peligrosos» por, de todas las personas, el emperador Hirohito en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, uno de los muchos indicios de que es un buen libro para leer).

Estos pensamientos prohibidos en la Unión Soviética, al menos hasta hace poco, incluyen el capitalismo, Dios y también la rendición de la soberanía nacional. En Estados Unidos, entre los pensamientos prohibidos están el socialismo, el ateísmo, [15] y también la entrega de la soberanía nacional, al menos un punto de acuerdo. [dieciséis]

Si estamos de acuerdo en que no hay nada de lo que podamos estar absolutamente seguros, que no tenemos el monopolio de la verdad, que hay algo que aprender, ¿por qué cada lado tiene tanto miedo de que se expongan los principios del otro? ¿Por qué, en la televisión soviética, no hay una exposición seria y sistemática de las presuntas virtudes de la libre empresa por parte de alguien que sostiene esos puntos de vista? ¿Por qué, en la televisión estadounidense, no hay una exposición consistente del socialismo y sus supuestas virtudes por parte de personas que sostienen esos puntos de vista? ¿A qué le teme cada bando? ¿Qué tiene de malo comprender un poco lo que cree la otra parte? Tal vez hay algo que se puede entender. Tal vez hay algo que se puede utilizar. El hecho de que ambos bandos sean tan reacios a que se exponga la filosofía y la teología del otro a su pueblo sugiere que ninguno de los bandos confía plenamente en haber convencido a su propio pueblo de la verdad de su doctrina. Y eso, por supuesto, es una circunstancia peligrosa.

Mill argumenta en tal caso que las opiniones alternativas deben ser escuchadas por personas que realmente las crean, que las defiendan con seriedad, que hagan todo lo posible por ellas. Debemos conocerlos en su forma más plausible y persuasiva, y no por los propagandistas de cada lado hablando con su propia ciudadanía. Me parece que un objetivo de cada parte debería ser, como mínimo, poder presentar el punto de vista de la otra parte en una forma lo suficientemente coherente como para que la otra parte diga: “Sí, en efecto, así es”. Mi posición.» [17]Me parece que en cualquier cumbre, el presidente de los Estados Unidos debería poder hacer una exposición coherente de cuál es el punto de vista soviético —no tiene que estar de acuerdo con él— y el secretario general soviético debería poder hacer una exposición coherente de lo que es el punto de vista americano. ¿Cómo pueden negociar si no entienden la posición del otro lo suficientemente bien como para expresarla?

Uno de los peligros cuando una democracia está en confrontación con un adversario totalitario es que la democracia lentamente, tal vez sin saberlo, se vuelve cada vez más como el adversario. Las democracias corren el peligro de perder aquello por lo que aparentemente están luchando, y esta es una de las muchas razones por las que me parece que los estadounidenses deberían dar la bienvenida y apoyar la revolución de Gorbachov que está ocurriendo, no sabemos cuánto tiempo, en la Unión Soviética. Si hay algún lugar en el mundo donde se está produciendo un gradiente extremadamente pronunciado, una tasa de cambio pronunciada en las opiniones sobre las virtudes de las libertades civiles, es, sorprendentemente, en la Unión Soviética de hoy. [18]

Bueno, para concluir sobre este país: durante la última década, me parece que ha habido un retroceso terrible en temas constitucionales y democráticos en este país. No me refiero simplemente a que las agencias reguladoras están, en general, en manos de los que están siendo regulados. No me refiero sólo a que el control de armamentos está en manos de los que están a favor de la carrera armamentista. No me refiero simplemente a que la justicia social está siendo administrada por los ideólogos del privilegio. No me refiero simplemente a que las agencias gubernamentales diseñadas para proteger los derechos de las personas están en manos de quienes abolirían esas agencias. Y ni siquiera me refiero solo a que existe lo que parece ser una conspiración de altos funcionarios del gobierno para subvertir la Constitución (me refiero al Irangate. [19] ) No es solo eso.

También es que ha habido una grave erosión de la tradición de la investigación escéptica, del vigoroso desafío a los líderes del gobierno, de la exposición pública de lo que el gobierno está haciendo en realidad, en lugar de la mera pompa y la retórica. Y es en esta área —escrutinio escéptico, exposición pública— donde se necesitan los mayores avances, en mi opinión.

Los defensores de las libertades civiles deben hacer más para explicar exactamente por qué las libertades civiles y su vigoroso ejercicio son esenciales, esenciales no solo para conservar las libertades que tenemos que, sorprendentemente, brindan figuras destacadas en países que nos han enseñado a considerar como nuestros adversarios, sino también también un ejercicio en la aplicación de las libertades civiles que son necesarias para nuestra propia supervivencia.


  1. En septiembre de 1987, el Protocolo de Montreal, diseñado para proteger la capa de ozono mediante la eliminación gradual de los clorofluorocarbonos y los hidrocarburos relacionados, fue firmado por varias docenas de países y luego ratificado por todos los miembros de la ONU, junto con la UE y la Santa Sede. Se le atribuye haber revertido el proceso de agotamiento de la capa de ozono. ↩︎
  2. En 2015, se firmó el Acuerdo de París, diseñado para limitar el calentamiento global a menos de dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, y ha sido ratificado por 192 estados y la UE. Estados Unidos se retiró del acuerdo en noviembre de 2020 pero se reincorporó en febrero de 2021. ↩︎
  3. A raíz del accidente de la planta de energía nuclear de Chernobyl en 1986, se adoptó la Convención sobre la pronta notificación de accidentes nucleares. “Estableció un sistema de notificación para accidentes nucleares a partir de los cuales se produce o es probable que se produzca una emisión de material radiactivo y que ha dado lugar o puede dar lugar a una emisión transfronteriza internacional que podría tener importancia para la seguridad radiológica de otro Estado”. ↩︎
  4. Se han implementado muchas regulaciones nacionales y tratados internacionales destinados a reducir la lluvia ácida, incluido el Protocolo de Helsinki en 1985, el Acuerdo de calidad del aire de 1991 y acuerdos entre diez países asiáticos a partir de 2000. Según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., la American Acid Rain Program “ha generado reducciones significativas de las emisiones de dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOX) de las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles, amplios beneficios ambientales y para la salud humana, y costos mucho más bajos de lo esperado”. ↩︎
  5. Gracias al desarrollo de terapias con medicamentos antirretrovirales y programas para promover el tratamiento y la prevención a nivel mundial, incluido el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA y el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del SIDA, el número mundial de muertes por VIH/SIDA se redujo a la mitad en la segunda década del siglo XXI, aunque la enfermedad todavía mata a un millón de personas al año. ↩︎
  6. En 1991, la EPA implementó la Ley de Agua Potable Segura, estableciendo una regulación aplicable para el mercurio inorgánico en los sistemas públicos de agua. ↩︎
  7. En un desarrollo que Sagan no podría haber previsto, las preocupaciones en la década de 1980 acerca de las empresas de medios ricas que permitían que solo se expresara una gama limitada de opiniones se han complementado con las preocupaciones sobre las empresas de medios ricas (en particular, las redes de noticias por cable y las plataformas de redes sociales) que fomentan la polarización política. “burbujas de filtro” y madrigueras de conejo extremistas. ↩︎
  8. Aunque una explosión demográfica fuera de control fue una de las principales preocupaciones del siglo XX, cuando la población mundial se cuadruplicó, recientemente se ha hecho evidente que el rápido crecimiento demográfico ha terminado en los países desarrollados, cuyas poblaciones están destinadas a reducirse, y que la población del mundo, en su conjunto, se estabilizará a finales de siglo. Según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, en los EE. UU., las tasas de natalidad en 2020 se redujeron en un cuatro por ciento desde 2019 y han estado en declive desde 2014. De hecho, 2020 ha tenido el número más bajo de nacimientos desde 1979. ↩︎
  9. Sagan escribió esto mucho antes del anuncio de la clonación de la oveja Dolly (1997), la finalización del primer borrador del genoma humano (2000), el uso generalizado del diagnóstico genético preimplantacional (década de 1990) y la invención de la técnica de edición de genes. CRISPR-Cas9 (2012). En consecuencia, se han intensificado las preocupaciones sobre los riesgos y las promesas de la biotecnología. ↩︎
  10. Lo ha hecho, al menos por ahora. El número estimado de ojivas en las reservas nucleares del mundo ha disminuido de más de 64.000 en 1986 a 9.400 en 2022. Parte del mérito es de Sagan, cuyas advertencias sobre el invierno nuclear fueron citadas por Gorbachov en sus conversaciones con EE. UU. sobre la necesidad de limitar las armas nucleares. EE. UU. y la URSS/Russa firmaron varios tratados que limitan las armas nucleares, pero solo uno, New START, permanece en vigor y está previsto que expire en 2026, lo que genera preocupaciones sobre una nueva carrera armamentista nuclear. ↩︎
  11. En este pasaje, Sagan anticipó por tres décadas el estudio del “riesgo existencial”, ahora el foco de varios libros (como The Precipice 2020 de Toby Ord ) y centros de investigación (como el Center for the Study of Existential Risk, the Future of Instituto Life y el Instituto Global de Riesgos Catastróficos). Aunque Sagan no lo menciona aquí, su advertencia sobre el invierno nuclear en 1983 fue el primer análisis sistemático y ampliamente publicitado de un evento de extinción humana provocado por el hombre. ↩︎
  12. La replicabilidad de los hallazgos científicos surgió como un problema importante en el siglo XXI; véase Ciencia ficción de Stuart Ritchie (2021). ↩︎
  13. Los argumentos de autoridad y la represión del debate sustantivo y el escepticismo se han convertido en amenazas cada vez más graves para la ciencia. Véase, por ejemplo, The Coddling of the American Mind (2018) , de Jonathan Haidt y Greg Lukianoff, y los numerosos ataques al debate científico informados en el sitio web de la Fundación para los Derechos y la Expresión Individuales (www.thefire.org). ↩︎
  14. Luego de un período de “glasnost” (apertura) y “perestroika” (reorganización) que comenzó en 1985, cuando Mikhail Gorbachev llegó al poder, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas colapsó en diciembre de 1991, dando paso a un período de democracia limitada. Fue reemplazado gradualmente por la autocracia electoral de Vladimir Putin, particularmente al final del primer mandato de Putin como presidente en 2008. ↩︎
  15. Desde la época de Sagan, el tabú contra el socialismo en la política estadounidense ha sido destrozado por políticos populares (aunque controvertidos) que han adoptado la etiqueta que alguna vez estuvo prohibida, incluido el senador (y candidato a la nominación presidencial demócrata) Bernie Sanders y la representante Alexandria Ocasio-Cortez. ↩︎
  16. Aunque el nacionalismo ruso de Putin, que culminó con su invasión de Ucrania en 2022, son afirmaciones particularmente atroces de soberanía nacional que desafían el derecho internacional, Estados Unidos también tiene un historial de negarse a firmar o ratificar tratados internacionales, incluidos los que establecen la Ley del Mar. y la Corte Penal Internacional, y las que prohíben la tortura, las minas terrestres y las municiones en racimo. Este rechazo a la cooperación internacional se hizo patente con el auge del nacionalismo populista de Donald Trump en 2016, que justificó su retirada de Estados Unidos del Acuerdo Climático de París. La observación de Sagan de que “la entrega de la soberanía nacional” es un “pensamiento prohibido” en ambos países sigue siendo relevante. ↩︎
  17. La capacidad de enunciar con precisión las posiciones de los oponentes se ha destacado recientemente como una virtud cardinal del pensamiento crítico y del nuevo movimiento de «racionalidad»; véase, por ejemplo, The Scout Mindset 2021 de Julia Galef . ↩︎
  18. Ver nota 15. ↩︎
  19. También conocido como Irán-Contra, el programa secreto que comenzó en 1981 y quedó expuesto en 1986, en el que los funcionarios de la administración Reagan facilitaron la venta de armas a Irán, entonces objeto de un embargo de armas, con las ganancias destinadas a ayudar a los anti- Insurgentes de la Contra comunista en Nicaragua, también ilegales en ese momento. ↩︎

Steven Pinker y Harvey Silverglate.
Steven Pinker es un científico cognitivo de la Universidad de Harvard. 
Harvey Silverglate es cofundador de la Fundación para los Derechos Individuales en la Educación (FIRE).

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: