Cambio climático y calentamiento global, otra «trola»más

ANTONIO GARCÍA FUENTES

Una de las varias ventanas donde voceo, “ese saber que no sabemos nada, y yo menos”; lo titulé NO MÁS MENTIRAS; puesto que desde que tengo “uso de razón” (que antes decían nuestros mayores) me he desenvuelto en un “mundo de mentiras”; y donde y como dice también el viejo aforismo español, “cada cual le arrima el ascua a su sardina”, o como yo y mucho más contundente escribo de vez en cuando, “todo gira alrededor de la panza y el bolsillo, del pobre mono humano”; todo lo demás, “le trae al pairo”; o como más contundentemente se dice en mi tierra, “le sudan los cojoness”; y lo del cambio climático y todo lo demás que anuncian, “el fin, o el casi fin, del mundo mundial”; es una soberana mentira lo diga quién lo diga y lo haga como le dé la gana; “si tiene panza y bolsillo es que algo para esos dos fondos materiales; algo espera sacar de sus afirmaciones”. Afirmaciones que no pueden ser una verdad por cuanto trataré de razonar, con arreglo a… “ese saber que no sé nada”.

Imágenes Irónicas Graciosas Frases Sarcásticas Chistosas |


Recuerdo de cuando yo más niño que hombre y como ya estaba trabajando y sujeto a aquellos horarios, “que no eran los de ahora”; yendo a las pocas escuelas nocturnas que pude ir, gracias a mi madre; atendidas estas, por no titulados maestros, o pobres “represaliados” de los que ganaron la guerra (“y lo de ganar me da risa sarcástica, puesto que todos la perdimos, por el venenoso caldo de cultivo, que la “precedió y procedió”; y que aún y gracias a “los canallas” de siempre, hoy perdura) alguno de aquellos “nocturnos maestros”, que nos cobraban, “cuatro perras”, simplemente porque tenían que si no vivir, al menos “sobrevivir”; afirmaban en sus lecciones, que “la Tierra”, era un ser “cambiante”, que hubo épocas, “antediluvianas” (frase que hoy ni se emplea) y remotas, en que “la corteza terrestre”, sufrió cambios y hubo, “glaciaciones”; incluso recuerdo haber leído, que en épocas más recientes, hasta el rio Támesis, se llegó a helar, y aquellos ingleses, pudieron pasar a la otra orilla simplemente andando, e incluso patinando sobre la corteza de hielo acumulada.


Mucho después, supe, las teorías (nadie de los posteriores “monos humanos”, lo presenció) de los denominados “sabios”; que nos afirman, que la Tierra, en principio y antes de ser, “una tierra con vida catalogable”; fue algo así, como un conglomerado de tierras, o “albóndiga gigante”; que se fue, “partiendo por sus propias fuerzas” y convirtiéndose lentísimamente en los continentes e islas en que hoy hay en la superficie; y que con todo detalle nos muestran los mapas. Que una de esas derivas y partiendo o desprendiéndose de lo que hoy es Australia, “tiró para arriba del mapa” y se pegó, a lo que hoy es Asia; empujando de tal forma aquella continental enorme, y dando lugar a las que se dicen, “las más jóvenes montañas terrestres”, cuales son la Cordillera de los Himalaya; y donde dicho sea de paso, se encuentran a gran altura, fósiles que en un lejanísimo pasado, fueron seres vivos, pero en los fondos marinos de entonces.


Que después y aparecido “el mono humano”, del que nosotros, somos una nueva “especie o subespecie, de aquellos otros”, que según afirman “los sabios, fueron varios tipos, razas o etnias; que se asegura pudieron ser, “media docena o más”; y de las cuales, ya se han descubierto, “piezas o indicios”. Que la que fue una frondosa isla asiática, la de Cracatoa; un simple, “pedo del planeta”, la destruye, creando un fenómeno mundial, conocido, datado e incluso con fotografías de los hechos posteriores, por cuanto ocurrió al final del siglo diecinueve. No hablemos de la famosísima “Atlántida” y de la que cuenta bastante, aquel sabio que se llamó Platón; recordemos “los diluvios universales”, que no fue uno como nos dicen, sino que muchos pueblos hablan y comunicaron oralmente, “de sus diluvios”, entre esos pueblos, cito el de los Mayas; y terminemos, por acabar en todo este “lio” de tragedias. En las recientes inundaciones, de Europa (Alemania, Bélgica, principalmente) y que al parecer no son una tragedia fortuita, simplemente aseguran, que aquellos europeos, edificaron en terrenos que eran de los ríos, y como decía el campesino de mi tierra, “las tierras que son del río, el río se las lleva”; y para qué seguir refiriendo o imaginando.
El planeta Tierra, como el mismo Sol, en la filosofía profunda, son considerados como, “seres vivos o con vida” (al Sol le descubrieron un corazón que late como el de cualquier otro ser animal mamífero) y que por tanto, están en constante movimiento; sin que nadie pueda profundizar mucho más.


Y en resumen y terminando; que “el mono humano y sus inventos, excrementos, y demás suciedades de su proceder o el de sus animales”; no somos nada para interferir en los designios, que quién en realidad, “mueve y manda sobre todo el Universo”; tenga previsto ha de pasar en este insignificante planeta; “lo que tenga que ser será” y “el que tenga que morir y de la forma que le aguarde, así morirá”; como las ciudades y demás construcciones que hicieran los “monos humanos”; sencillamente, por cuanto; “todo lo que nace, ha de morir, sea lo que sea y donde sea”; así es que para qué preocuparse de algo que no podemos controlar; vivamos pues tranquilos y disfrutemos de lo que podamos, sin preocuparnos de nada más… “De nada más que de no hacer a nadie, ni a nada vivo, sea animal, planta o la tierra que pisamos y el agua que usemos, por cuanto es el líquido elemento y por tanto lo más vital para nuestra vida; nada que no deseamos nos hagan a nosotros mismos”. Sólo este sencillo proceder, ya nos dará, la entereza que necesitamos, nos evitará “tanto miedo absurdo como nos hacen padecer “los listos de siempre”… y viviremos mucho mejor que cargados con tantos miedos y tanta mentira como nos quieren imbuir.


NOTA: Lo de las inundaciones que cito, no es nada nuevo. Estando de viaje para visitar países centroeuropeos; nos encontrábamos en Budapest, desde donde teníamos que regresar a Viena, en un placentero viaje fluvial; pero la Naturaleza no nos dejó, sencillamente, era Julio, pero las lluvias torrenciales, amenazaron hasta desbordarse en Hungría, ello hizo subir tanto el nivel, que los barcos fluviales y de pasajeros, tuvieron que ser inmovilizados ya que no podrían pasar bajo los puentes; por lo que regresamos en un duro e incómodo viaje en autocar. Y es que cuando manda “quien manda, pues”…?

Antonio García Fuentes

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: