Brasil: fracaso de la oposición en las calles frente al respaldo popular a Bolsonaro

 Mamela Fiallo Flor

Apenas 60 personas se presentaron para protestar en contra de Bolsonaro, en ciudades como Salvador, la más importante del estado de Bahía, de acuerdo con lo que indicó el portal Brado Jornal. En territorios más poblados, como Río de Janeiro, los lugares icónicos para manifestaciones multitudinarias, como Copacabana, se podían observar vacíos desde tomas aéreas de la Policía Federal.

“Fracaso” fue la palabra más recurrente al describir las manifestaciones en contra del presidente Jair Bolsonaro. Las convocatorias fueron muy pequeñas, sobre todo en comparación con las recientes marchas a favor del mandatario y en contra de la “dictadura de la toga” instaurada por parte del Supremo Tribunal Federal.

Apenas 60 personas se presentaron para protestar en contra de Bolsonaro, en ciudades como Salvador, la más importante del estado de Bahía, de acuerdo con lo que indicó el portal Brado Jornal.

En territorios más poblados, como Río de Janeiro, los lugares icónicos para manifestaciones multitudinarias, como Copacabana, se podían observar vacíos desde tomas aéreas de la Policía Federal.

Por medio de un videoEduardo Bolsonaro, quien funge como el diputado más votado de la historia de Brasil, mostró un contraste claro entre la enorme adhesión a las manifestaciones a favor del presidente y lo ínfimas que fueron las protestas en su contra.

Apenas días antes, el mismo lugar estaba abarrotado por brasileños que portaban los colores de la bandera, como símbolo de orgullo, respaldando a su presidente. El contraste en menos de una semana reflejó, además del apoyo popular, cómo los medios masivos distorsionan la opinión pública.

O Globo, la cadena de noticias más grande de Brasil, narró las protestas contra el presidente, pero en ningún momento señaló la escasa concurrencia.

De igual manera subreportó las marchas a favor del presidente brasileño. Por ejemplo, en la Avenida Paulista, que albergó alrededor de dos millones de personas. Sin embargo, en el informe de prensa progre había apenas 125 mil simpatizantes de Bolsonaro.

Tal como sucedió en el 2018, cuando los medios masivos aseguraban que el triunfo de Bolsonaro no sería posible, la narrativa oficial pasó por alto el apoyo multitudinario de su presidente.

Más de 57 millones de personas votaron por Bolsonaro en aquel entonces y a un año de las elecciones siguientes, su reelección luce viable; si del apoyo popular depende.

De hecho, esa fue la consigna principal de las marchas a favor de Bolsonaro: «El poder emana del pueblo«, «el pueblo manda», como advertencia al Supremo Tribunal Federal que ha tomado decisiones que se han interpretado como persecuciones abiertas a los simpatizantes del mandatario nacional.

Imagen
07 de setembro/12 de setembro.

El fracaso de las manifestaciones contra el presidente volvió a los organizadores un hazmerreír por su falta de convocatoria. Además, hubo tensión entre los manifestantes. Pues aquellos que pregonaban «Ni Lula, ni Bolsonaro» fueron enfrentados por los simpatizantes del PT, relató La Voz de Michoacán.

Según Folha, MBL (Movimiento Brasil Libre), compuesto mayormente por jóvenes liberales, uno de los más activos en la convocatoria contra Bolsonaro, molestaron al Partido de los Trabajadores, que lideró el Foro de Sao Paulo y mantuvo en el poder no solo a Lula de Silva sino que es la mayor fuerza detrás del Supremo Tribunal Federal (siete de 11 ministros de la corte están a su servicio).

Aunque durante la campaña presidencial, MBL apoyó a Bolsonaro en su lucha contra el socialismo, una vez en el poder se han convertido en oposición. De hecho, apuntan a los arrepentidos; sobre todo por su manejo respecto a la pandemia.

No obstante, tras las protestas contra el presidente, se vieron doblemente atacados. No son bienvenidos ni por la derecha, ni por la izquierda. De hecho, hay pedidos de ambos lados para su desaparición.

Lo mismo pasó con el partido Novo, fue ridiculizado por aparecer realizando manifestaciones junto al Partido Comunista de Brasil y el PDT (hasta hace poco apoyado por el Partido Comunista Chino) liderado por el izquierdista Ciro Gomez, quien afirma que en Venezuela hay una democracia.

Cómo el progresismo se enquista en Brasil

La consigna de Bolsonaro y sus aliados ha sido «liberales en la economía, conservadores en las costumbres». Pero agrupaciones como MBL y Novo han dicho no, liberal en todo. Eso significa oponerse al gobierno y ser funcional a la agenda cultural y política de la izquierda: el progresismo, que incluye políticas de control social (evidenciadas en el marco de la pandemia).

Resulta lamentable debido a que irónicamente los jóvenes de MBL fueron sistemáticamente silenciados por Facebook y las principales corporaciones a cargo de redes sociales. Sin embargo, ahora, en lugar de respaldar (así sea de forma crítica) al presidente que frena la agenda global de censura, lo enfrentan y se vuelven funcionales a la izquierda totalitaria.

A nivel regional surgen casos similares, alegando un supuesto centro y distanciamiento del fanatismo. Agrupaciones y referentes conocidos como «liberproges» terminan abrazando la agenda de la izquierda, con tal de oponerse a la derecha.

El manejo de la pandemia es uno de esos puntos de quiebre. Mientras la oposición llama «genocida» a Bolsonaro, por las elevadas cifras de muertos por causa del coronavirus, sus simpatizantes agradecen la libertad de poder trabajar y no morir de hambre.

Y es que el país más grande de Sudamérica fue la primera economía en la región que volvió a niveles prepandémicos de fines de 2019, tal como lo especifica la agencia Reuters, medio informó en junio sobre un crecimiento un 1,2% en el primer trimestre del año. Un alza más acelerada de lo que esperaban los economistas, que se abonó por el repunte de la inversión en este territorio.

También es importante destacar cómo los tratamientos han ayudado a la gran mayoría de las personas a recuperarse del coronavirus. De los más de 20.999.779 de contagiados 20.050.471 se recuperó. De modo que los alrededor de 586.882 fallecidos equivalen a 2,738 por cada millón, es decir 0,27 % de probabilidad de riesgo de muerte.

Ahora Bolsonaro se enfrenta a enemigos de ambos lados, incluso quienes fueron alguna vez aliados. No obstante, cuenta con cada vez más apoyo popular. Mientras la oposición no logra convocatoria.

Mamela Fiallo Flor
Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firma amante de la LIBERTAD.

FUENTE: https://panampost.com/mamela-fiallo/2021/09/13/brasil-el-fracaso-de-la-oposicion-en-las-calles-vs-el-respaldo-popular-a-bolsonaro/

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: