Biden, el manoseador

Zoé Valdés

Hasta ahora no se ha oído ninguna protesta por parte de las organizaciones de defensa de la infancia y en contra del sobador Joe Biden.

Joe Biden es ya el candidato oficial del Partido Demócrata para las próximas elecciones presidenciales estadounidenses. Su vicepresidente es Kamala Harris. Para nadie es nuevo la cantidad de recordatorios verbales, airados inclusive, que le hizo la propia Harris en el pasado a Biden con relación a las acusaciones de violación que le hicieron, y de las que nadie dudaría si el señalado fuera Donald Trump o algún otro político republicano. Pero se trata de un demócrata, y de Joe Biden el obamunista; seguramente pocos querrán saber ahora del tema, y mucho menos la mismísima Kamala Harris.

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos es un manoseador y un enfermo, un obseso de olisquear cuellos, mejillas, cabellos de mujeres y sobre todo de niñas. Por favor, ruego que vean este vídeo de Reinaldo Carrillo en Factores de Poder, observen cuidadosamente hasta el final.

Reinaldo Carrillo no es el primero en comentar y en colgar en las redes sociales semejantes recortes de películas, sin embargo la prensa, tan presta a copiar siempre de las redes sociales cuando de otros políticos se trata, ha obviado e intenta ignorar por todos los medios estas imágenes verídicas, tan asquerosas.

Por otro lado, hasta ahora no he oído ninguna protesta por parte de las organizaciones de defensa de la infancia y en contra del sobador Joe Biden. Tampoco de ninguna feminista, ni desde ninguno de sus chiringuitos se ha alzado la voz para situarla a favor de las mujeres y niñas presuntamente violadas y manoseadas por este anciano gangoso y enfermo seriamente de pedofilia, acoso y violencia sexual. Nada.

Esta tribuna es también un llamado de alerta: Joe Biden sería, en caso de que pierda Donald Trump (cosa que dudo), el presidente de Estados Unidos. Si usted es mujer, si usted es madre, si usted es padre, no debiera votar por este abusador y por un manoseador con claras tendencias pedófilas. Este hombre es una vergüenza para cualquier Gobierno y para cualquier medio en el que se encuentre. No se puede votar por alguien así. No se le puede soportar ni un segundo al lado.

Además, tal como señala Reinaldo Carrillo, este hombre está claramente a favor del castro-comunismo, su pareja política igual. Son favorables a levantar el embargo y a normalizar las relaciones con los impresentables tiranos de La Habana. Son comunistas y no demócratas. Claramente comunistas, aunque traten de tapiñarse detrás de la mentira y la infamia.

Si usted es cubano, si usted es venezolano, y si es mujer, madre, padre, usted debiera votar al lado contrario, y renunciar categóricamente a que su voto beneficie a un presunto delincuente.

Este señor fue el vicepresidente del peor presidente de Estados Unidos, de Barack Hussein Obama, un presidente al que le fue regalado el Nobel de la Paz por el mero hecho de ser el primer presidente afroamericano de su país –que no es cualquier país– y después bombardeó varios países, entre ellos Siria; bombardeos en los que murieron gran cantidad de niños. Sin contar su apoyo continuo y permanente a las tiranías de Irán, a la castrista en Cuba y a la castrochavista en Venezuela.

Joe Biden para colmo se encuentra visiblemente dañado en su salud, la memoria le falla, no coordina, se mueve con dificultad. Probablemente no será posible que pueda terminar ni la mitad de un mandato.

Votar por Biden es ponerse la soga cada vez más totalitaria al cuello, y sobre todo colocar una mano sucia y diabólica encima de sus hijos.

Zoé Valdés
Zoé Valdés

https://www.libertaddigital.com/opinion/zoe-valdes/

Deja una respuesta